15 años de Casa del Puente Discos

Ph Maxi Sokolovski

El sello marplatense Casa del Puente Discos cumplió 15 años y lo celebró a lo grande el pasado miércoles 15 de noviembre en Niceto Club con las presentaciones de algunos de los artistas de su catálogo: Un Planeta, Altocamet, Riel, Sobrenadar, Audioperú, Emisor, Galanjah y el dj set de Cecilia Amenábar.

Lisztomania y culto al vinilo

Varios son los factores que distinguen notoriamente a Casa del Puente de otros sellos discográficos contemporáneos, pero a grandes rasgos podemos resaltar su énfasis en la calidad artística de cada uno de los nombres que suman al sello, la sofisticación en el diseño de los packaging y, contra todos los estudios de mercado, la apuesta por el formato vinilo en tiempos de Spotify. La suma de estas razones dan garantía de que el verdadero motor del sello es la música misma, dejando fuera de foco al negocio y a la búsqueda de hits comerciales.

Hoy por hoy cuentan con un catálogo ampliamente heterogéneo, donde caben estéticas como el dub, house, tecno, postrock, shoegaze, IDM, glitch, indietrónica, downtempo, laptop folk y ambient, entre otros; reuniendo una selección de artistas con propuestas originales y conceptuales. A su vez, el sello consiguió las licencias para la edición argentina de discos de importantes nombres internacionales como Mac De Marco, Craft Spells, DIIV, The Radio Dept., Pale Dian y The Stargazer Lilies.

15 años, una noche

Con feria de discos y música para todos los paladares se llevó a cabo el gran festejo de la discográfica en el barrio porteño de Palermo. Los dos escenarios de Niceto Club abrieron su telón desde temprano para que el público pueda disfrutar de los primeros shows. Cecilia Amenábar -una de las fundadoras de Casa del Puente- hizo lo suyo con un dj set de lujo, mientras que Leo Ramella a.k.a. Emisor desplegó un repertorio cargado de experimentación y sampleos narcóticos bajo una misteriosa capa que lo cubrió de las luces de neón.

Con su guitarra colgada, su computadora y su synthe, Paula García le dio vida a Sobrenadar, generando una burbuja sonora difícil de romper. Cautivó a todos los presentes con sus melodías y su voz dulcemente espacial.

Los sintetizadores se apagaron momentáneamente para que en el escenario principal irrumpa la batería demoledora de Germán Loretti junto a los movimientos frenéticos de Mora y su guitarra distorsionada. Riel, el dúo de garage made in Argentina deleitó a su público durante media hora y se ganó más de un fan con su sonido violento e inocente a la vez. “Llego y ya me despido / Otra vez me voy / En el eterno viaje del ruido”.

Siguiendo con el Girl Power, llegó el turno de Galanjah, una especie de sirena urbana que canta y baila al ritmo de los sonidos que dispara desde su keyboard, interpretando algunas de las canciones de su disco debut homónimo.

Era el momento de los abanderados del sello: Altocamet, una de las bandas más icónicas y vanguardistas de Mar del Plata. Mariana, Pedro y Canu se apropiaron de la noche con su paleta de sonidos galácticos y su repertorio que mixea el postpunk con el shoegaze y el synthpop. Aprovecharon la ocasión para tocar algunas de las canciones de su álbum más reciente "Atrapando Rayos", a solo unos días de haber formado parte del Personal Fest y próximos a la presentación oficial del disco en Mar del Plata (30 de noviembre en el Teatro Colón). Altocamet no necesita demostrar nada porque cautiva. Es de esas bandas que saben aprovechar el clima del vivo para que no les saques los ojos de encima. Una voragine musical que nace en el atlántico y viaja hacia el mundo entero.

Sin pausas de por medio, en el otro escenario inició la presentación de Audioperú, una de las bandas prioneras del techno en Argentina que concretó su regreso este año con el lanzamiento de "Imyourmother". El dúo integrado por Rudie Martinez y Julian Gomez convirtió al Lado B en una pista de baile. “No nos miren a nosotros, bailen entre ustedes”.

La música estaba en el aire y la gente estaba lista para el gran broche de oro. Un Planeta, una de las últimas incorporaciones a la familia de Casa del Puente, tomó las riendas de la noche y sin preámbulos inició su show con El Agua Hasta el Cuello, primer tema de su nuevo disco “Des”, el tercero de los platenses. Si bien desde sus comienzos fueron reconocidos por su talento con los synthes, hoy los utilizan desde otro foco y se animan a coquetear con el pop bailable. Crecieron, mutaron y se posicionaron como una de las bandas referentes de la actualidad del indie argentino. Quema y Girando alcanzaron el climax de la noche.

Promediando la medianoche, la satisfacción y la admiración se dibujaba en las caras de cada una de las personas que atravesaba la gran puerta de Niceto para abandonar el lugar. Todos fueron parte, todos celebraron los quince años de Casa del Puente en el rubro. Y quince años no son nada. Y a la vez lo son todo. Brindamos por quince, treinta o cien años más de sellos que amen la música tanto como nosotros. Salud.

Por Maria Emilia Hernández